Construir solo para arrendar

Construir solo para arrendar

Es la nueva tendencia de las inmobiliarias en Chile, con espacios para públicos específicos, construidos cerca de alguna línea de metro y con más tecnología en los servicios.

Comunas sin terrenos para construir o barrios que se están quedando sin casas pero poblados de edificios, son parte de la realidad inmobiliaria nacional que en los últimos años ha modificado su modelo de negocio, incorporando en su oferta los denominados multifamily o “modelo de arriendo inteligente”. Esto se conoce como renta inmobiliaria, que consiste en comprar o construir para arrendar, no para vender. 

Si bien en Chile los multifamily existen hace tiempo, su enfoque solía ser las oficinas o comercio, pero recientemente se amplió a los edificios residenciales. Para Gonzalo Asenjo, encargado de proyectos de Lares, empresa de asesoría e inversión inmobiliaria, este modelo existe hace varios años en el extranjero, pero no había llegado a Chile porque el arriendo de oficinas o locales comerciales eran más rentable, a diferencia de lo que ocurre actualmente. 

“Antes los arriendos de oficinas tenían una rentabilidad mucho mayor a la actual (12%), la que ha ido en baja por distintos motivos, por ejemplo: la cultura empresarial ha cambiado. Las oficinas son más flexibles y optan por espacios como los cowork. Todo eso ha generado que las inmobiliarias estén invirtiendo en proyectos residenciales para la renta, que tienen muy baja vacancia y un buen retorno”, afirma el experto.  

La mayoría de estos proyectos se construyen cerca de alguna línea de metro, con unidades de 1 o 2 dormitorios. “Constructivamente son de buena calidad y equipamiento, ya que cómo son de un solo dueño, se preocupan de su vida utíl y de que requieran menor manutención en el tiempo. Además se destacan los espacios comunes como las piscinas, salas de juego, quinchos, etc. Además, la administración es más eficiente, ya que como el edificio tiene sólo un dueño, los costos administrativos y mantención se facilitan”, asevera Asenjo. 

Entre los nuevos proyectos que están surgiendo se encuentran los co-living, que potencian las áreas comunes y las instancias de convivencia entre los residentes, teniendo como factor común el tamaño más reducido de los departamentos. Para Asenjo estas tendencias están recién desarrollándose en Chile, pero llegaron para quedarse. En un futuro cercano, estas presentarán cambios por dos líneas: “por un lado la tecnología facilitará la interacción con la industria inmobiliaria, la forma de comprar, vender y conocer una propiedad será cada vez menos presencial y más digital”, comenta. 

Por otro lado, el encargado de proyectos de Lares asegura que “serán el tipo de proyecto que se desarrolla para adaptarse a los cambios en la sociedad, con inmuebles orientados a públicos específicos. El adulto mayor, por ejemplo, que llegan a esa edad activo y que quiere dejar su casa porque le sobra espacio pero no quiere irse al típico departamento de 1 o 2 dormitorios de 40 o 50 mts, quiere lo mismo pero en 80mts, además se simplificarán las transacciones con distintas plataformas digitales, como lo hace actualmente la nuestra en www.lares.cl”, concluye. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *