Lampa: el epicentro del crecimiento en la provincia de Chacabuco

Lampa: el epicentro del crecimiento en la provincia de Chacabuco

Conectividad, áreas verdes, seguridad, colegios y comercio marcan el desarrollo de la comuna que destaca por sus construcciones de baja altura, ideales para familias que buscan tranquilidad y calidad de vida.

Ante la saturación del centro de Santiago y algunas de sus comunas, la provincia de Chacabuco se ha convertido en una vía de escape para quienes buscan respirar otro aire y estar más cerca de la naturaleza que de las grandes torres de 25 pisos. En Lampa, por ejemplo, se han ido asentando familias e inversionistas que han visto su potencial de desarrollo.

Según Gonzalo Asenjo, especialista inmobiliario de Lares, Lampa ha experimentado un boom inmobiliario, potenciado por las mejoras en conectividad y equipamiento. “Valle Grande es uno de los epicentros de ese crecimiento, al ser un barrio planificado que se encuentra en el extremo más cercano a las comunas del sector norponiente de la capital”, explica.

En este sentido, Asenjo destaca una serie de beneficios como la buena conectividad vehicular, por la recientemente remodelada Autopista Panamericana que lo conecta con el centro de Santiago: por Av. Américo Vespucio con el Oriente y Poniente; y por la Radial con Colina y el sector Oriente de Santiago. Además, se suma la conexión de transporte público hacia Estación Mapocho, y la proyectada la Línea del Metrotren Quinta Normal — Batuco. De esta manera, Lampa podría terminar convirtiéndose en una comuna dormitorio de la capital, según el arquitecto.

Asimismo, David Peña, de ComunidadFeliz.cl, que administra más de 200 hogares en condominios de Lampa y Valle Grande destaca el acceso que tienen los habitantes de la zona a instalaciones como piscinas, canchas de fútbol, quinchos y otros atributos. Además, existe más personal de seguridad (turnos 24/7) y mantenedores de espacios comunes que en otros sectores.

“Los beneficios de vivir en comunidad en estos lugares también pasan por la privacidad. Los condominios de casas que están construyéndose, incluyen murallas, entradas vigiladas (porterías) y al estar separadas da espacio a tener una mejor vida privada’, apunta Peña.

El entorno

En el ámbito de la seguridad, la municipalidad desarrolló el programa Lampa Vive Seguro, para dar más protección a los vecinos y facilitarles el acceso a elementos que resguarden su calidad de vida, integridad personal y de sus bienes. Cámaras de vigilancia, alarmas comunitarias, casetas de seguridad y una central telefónica son parte de la iniciativa.

Lampa es la comuna elegida para vivir por muchas familias, porque cuenta con colegios, comercio y servicios. Además, Gonzalo Asenjo valora el recientemente anunciado hospital de la zona Norte de Santiago, que se encontrará en este sector. Otra ventaja que observa el arquitecto es la baja densidad. “Al ser una zona donde la mayoría de las construcciones son de baja altura, no se permite la construcción de torres de viviendas, existe baja densidad de construcciones y de habitantes en comparación a otros sectores de Santiago”, explica.

Por último, el especialista inmobiliario de Lares hace hincapié en el factor económico, ya que, al ser una comuna periférica todavía tiene valores más asequibles, orientados a clase media pero con el beneficio de que su plusvalía debería ir en ascenso, gracias a su creciente desarrollo y la conectividad que le dará en un Muro el Metrotren.

Revisa la nota de La Tercera aquí: http://bit.ly/2Zd4lGZ.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *